martes, 12 de enero de 2016

TU SEXO INFLUYE DESDE PRIMER MOMENTO.. "SERA NIÑO O NIÑA" ?



Quiero compartir con vosotros algunas reflexiones que me reafirman en el propósito de trabajar en pro de la concepción consciente como granito de arena que pueda aportar con mi labor.

En estos días tengo la felicidad de recibir varias noticias sobre clientas, amistades, familia que me hacen saber que se han quedado embarazados. Para mi es una satisfacción ya que en algún caso, han sido parejas que  hasta el momento  han tenido una cierta dificultad en lograr la concepción, y dado que una parte de mi profesión es acompañarles emocionalmente en esos espacios vulnerables de dificultad,  cuando recibo la buena nueva para mí es un gran motivo de celebración junto a ellos.

En cada proceso de pre-concepción y concepción consciente hay todo un proceso de aprendizaje personal en los miembros de la pareja y siempre, un proceso de aprendizaje y reafirmación en mi labor profesional, que me lleva a confirmar la gran  importancia que este proceso de CREAR VIDA, se realice de una forma de lo más consciente posible.

Uno de los traumas que marcan la vida de las personas es el trauma de la energía sexual, y este no es un trauma que solo concierne a nuestra etapa de descubrirnos como seres sexuales, sino que hay toda una información genética que guarda latente en nosotros a ser despertada en momentos determinados  de nuestras vidas y otra información que es heredada de nuestro entorno, entorno  individual/colectivo con “imputs” conscientes/ inconscientes con la que nos relacionamos a diario.

En este escrito/compartir me gustaría centrar la atención en esos momentos posteriores a esa concepción sea  asistida o no, consciente o de forma inconsciente.
Después del primer momento de confirmación del embarazo, en las parejas nace la pregunta lógica del “ QUE SERÀ?”…. NIÑO O NIÑA?.... El SENTIMIENTO común en todas ellas es que lo más importante es “QUE VENGA BIEN”, y eso pasa por encima de toda expectativa, pero acto seguido nace de nuevo la inquietud sobre “ QUE SERÀ?”…. NIÑO O NIÑA?.... es en ese momento en muchos casos,  que se puede colar la proyección de nuestros propios anhelos personales  a la hora de escoger que es lo que nos gustaría "que fuera"  a nosotros….

Biológicamente, el sexo del bebe se determina ya en el momento de la concepción. Esto estará condicionado por cromosomas del  espermatozoide que aporta el padre. Aunque en principio la creación hace a los fetos durante un tiempo determinado  femeninos,  es sobre la semana 9 cuando ya podemos empezar a determinar el sexo del bebe. A las 20 semanas ya podemos apreciar bien las bolsas escrotales si es niño y los labios mayores de la vulva en caso de ser niña. 

Cuando un espermatozoide con cromosoma (X) fecunda el Ovulo, el proceso diferenciador lleva por defecto el desarrollo de un cerebro y órganos genitales femeninos, cuando el cromosoma es el (Y) este proceso natural se altera y comienza la formación de testículos, estos a su vez generan una serie de hormonas (antimulleriana y la testosterona) que inhiben definitivamente el desarrollo de los genitales y el  “cerebro femenino” y hacen que el embrión se convierta en varón.


Hasta ese momento el “observador” afecta de la menor manera posible al observado, en este caso el bebé.  La forma  en que después lo observamos, desde su genero,  si lo afecta.

Ante esa expectativa de género  ESTAMOS PROYECTANDO SOBRE EL BEBE toda una información, a veces consciente a veces inconsciente, sobre lo que le va a esperar en el futuro al recién gestado. Papa y mama ya tienen su propia impresión de lo que es ser hombre y mujer, y cada uno ya ha vivido una infancia con sus ciertas heridas de falta de amor, abandono o abuso para llegar a sus propias conclusiones y transferirlas.


La sexualidad del bebe ya está condicionada por la expectación del género, a partir de la mirada de los propios padres…. NO ES LO MISMO DESCUBRIR ESPERAR NIÑO, QUE ESPERAR NIÑA y aquí la expresión Sí es “sexualmente hablando”…

Comentarios hechos completamente inconscientes, se tienen que abrazar con amor profundo e INOCENCIA  pero CON PLENA RESPONSABILIDAD.

Me hacen reflexionar estos días comentarios como… “nos mostró los huevos, ahí bien puestos” o “ Hija, no te empieces a abrir de piernas así, ya tan pronto ”0 " Este vendrá hecho un macho" o "pobreta, una niña. La que le espera, lo que tendrá que aguantar" estos son  comentarios, entre otros,  que escuchamos a la hora de recibir o compartir el sexo del bebé,  y que nuevamente hago inocentes por su forma inconsciente de ser hechos, pero que van cargados de un sexismo patriarcal en el cual tenemos que poner atención para lograr la  igualdad entre sexos, porque estas expresiones provienen  de memorias colectivas que necesitan ser sanadas.

El comentario en como vemos a un  varón mostrar sus genitales con toda la completa pureza del momento, no va cargado del mismo código emocional al saber que es una niña, y la memoria proyectada para ella es el pudor y carga sobre su sexo. Aunque escondamos el comentario ante "una aparente broma" visto desde los Observadores que son los padres y madres, esta forma INOCENTE de expresión, lleva una  carga en si misma simbólica, colectiva, inconsciente  que apoya a las diferencias de género con las que después  como adultos nos toca lidiar en  nuestra sociedad patriarcal.

El problema en esto no es un papa o una mama proyectando ese colectivo activo, pero si es de responsabilidad de todos, llevar al Amor una vez más cualquier memoria que nos  califique en extremos y condiciones distintas por  genero.

Escribo este "post" con ánimo de reflexión…. La PAZ y la IGUALDAD  nacen en la barriga de la MADRE y es de vital importancia que sigamos con el trabajo de PONER CONSCIENCIA en la PROPIA MEMORIA que proyectamos si queremos realmente hacer un gran cambio en nuestra humanidad.

Todo esto me reafirma en el trabajo de acompañamiento hacia el amor  hacia nosotros mismos, no solo porque queramos liberar a nuestros hijos de traumas y proyecciones inconscientes propios y que los puedan limitar y desconectar del amor a “ELLOS”, sino, porque al Sanarnos a nosotros mismos estamos dando la oportunidad a las nuevas generaciones a ser más libres, felices y conectados al Amor y al Gozo.

Núria Romaguera Escudero,
Profesional de Rebirthing
Terapeuta Floral y terapias bio-energéticas.
Núria Romaguera Escudero,
Profesional de Rebirthing


Terapeuta Floral y terapias bio-energéticas.

No hay comentarios: