jueves, 15 de noviembre de 2012

EL SUELO PELVICO EN LA MUJER

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función es sostener los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina; y recto) en laposición adecuada porque de ello depende su normal funcionamiento.

Este correcto funcionamiento a veces se ve afectado por diferentes causas, un embarazo y parto, ejercicios mal desarrollados, esfuerzos no controlados, desprendimientos por perdida de la elasticidad muscular por la edad....etc..

La musculatura de este suelo pélvico lo podemos trabajar de diferentes formas, haciendo una diferenciación en tres partes en la composición del mismo. hay la zona muscular asociada a una salida interior que es el ANO, otra salida interior que es la vagina y otra salida interior que es la uretra, reforzando también al Clitoris...

En nuestros ejercicios podremos notar la diferencia de estas tres partes haciendo las contracciones, eso lo podras diferenciar con la práctica.

El primer paso para realizar los ejercicios Kegel es localizar la situación de los músculos de nuestro suelo pélvico. 







Puedes empezar por hacer un pequeño ejercicio RETENIENDO una orina IMAGINARIA, y digo imaginaria porque si lo haces siempre cuando realmente se produce la orina se podria generar una infección de orina y claro esta que no seria interesante. Por lo tanto, imagina que estas haciendo tu orina y contrae como si quisieras evitar que esto sucediera. puedes hacerlo una cuantas veces...

Aqui en este punto, si pones atención, puedes notar la energía de tu clítoris, el órgano del placer, hay otros ejercicios para subir la energía sexual al corazón, pero este no seria un artículo relacionado para su explicación, solo te invito a que lo hagas presente... 

Ahora Fija tu atención en tu vagina, aquí haz una contracción, si te es difícil hacerlo por ti sola, ayúdate de la imaginación.... imagina como si quisieras subir un tampón hacia arriba,  también puedes hacer este trabajo con JOYAS INTIMAS, (puedes ver el post de Huevos de jade de este blog).. este ejercicio entre otras, nos ayudará a poder sentir más placer sexual y a su vez a dar más placer sexual a nuestro compañero.

Finalmente, puedes apretar el último grupo de músculos que refuerzan la zona Anal... como has estado haciendo con los anteriores grupos, contrae esa musculatura, puedes poner tu foco de atención en contraer el Ano, de ahi te será fácil poner  atención a la contracción de toda esa zona..

Con maestría, podrás hacer estos ejercicios por sectores musculares , seguramente al principio la contracción sera toda uniforme... TODO ESTÁ BIEN!!

Aquí tienes algunos vídeo interesante que te aportan más información.







Los ejercicios de Kegel
(del la web Crianza Natural)

1. El lento
Aprieta los músculos como hiciste cuando intentaste detener la orina, tirándolos hacia arriba. Contráelos y mantenlos así mientras cuentas hasta 5 respirando suavemente. Luego, relájalos durante 5 segundos más, y repite la serie 10 veces.
Intenta aumentar progresivamente el tiempo de contracción y relajación. Empieza por 5 segundos en cada caso hasta llegar a los 20. Cuanto más tiempo consigas aguantar la contracción de los músculos, más fuertes se harán.

2. El rápido
Aprieta y relaja los músculos tan rápidamente como puedas hasta que te canses o transcurran unos 2 ó 3 minutos (lo que suceda primero). Empieza con 10 repeticiones cuatro veces al día hasta alcanzar las 50 repeticiones diarias.

3. El ascensor
Este ejercicio requiere cierta concentración, pero sus resultados son muy buenos. Tu vagina es un tubo muscular con secciones en forma de anillo dispuestas una sobre otra. Imagínate que cada sección es una planta diferente de un edificio, y que subes y bajas un ascensor tensionando cada sección. Empieza subiendo el ascensor suavemente hasta la primera planta, aguántalo durante un segundo, y sube hasta la segunda planta. Sigue subiendo tantas plantas como puedas (normalmente no más de cinco). Para bajar, aguanta también un segundo en cada planta. Cuando llegues abajo, intenta ir al sótano, empujando los músculos pélvicos hacia abajo durante unos segundos (tal y como si estuvieras de parto). Finalmente, intenta relajar por completo la musculatura durante unos segundos. Sobre todo, no te olvides de respirar pausadamente y de no realizar el ejercicio con ayuda de los músculos abdominales.

4. La onda
Algunos músculos del suelo pélvico están dispuestos en forma de un ocho, pero con tres anillos. Un anillo se sitúa alrededor de la uretra, otro alrededor de la vagina, y el último alrededor del ano. Contrae éstos músculos de delante a atrás y relájalos de atrás a delante.
Haz estos ejercicios tantas veces como puedas al día. El objetivo es conseguir realizarlos sin que se noten. Cuando empieces a realizarlos, pueden parecerte incómodos y raros, pero pronto verás que podrás llevarlos a cabo sin que los demás se den cuenta.
Al principio, al practicar el ejercicio lento, puedes notar que los músculos no quieren mantenerse contraídos. También es posible que te canses enseguida con el rápido. Pero si perseveras, verás que en pocos días no te supondrán ningún esfuerzo.






No hay comentarios: